Las diferencias en los años electorales, por Tom McClellan

| septiembre 10, 2012 | 4 Comentarios

De nuevo Tom McClellan nos orienta y ayuda a través del estudio de ciclos en sus pronósticos sobre bolsa e inversión. A continuación su análisis: “Una de nuestras herramientas favoritas de ciclo durante muchos años es el patrón de ciclo presidencial. Empecé a escribir sobre este tema en 1994, y lo han utilizado ampliamente muchos inversores y analistas para el análisis macro y micro. La idea básica es que hay una relación entre el calendario político y los movimientos de la bolsa. Dado que los EE.UU. tienen un habitual ciclo electoral de 4 años dictado por su Constitución, podemos examinar el comportamiento de cada período de cuatro años para encontrar similitudes y diferencias.

    Hago la comparación tomando los datos del SP500 y su desarrollo en partes de 4 años de tiempo. Yo prefiero usar datos desde el 1 de noviembre en los años de elecciones como el punto de inicio en vez del 1 de enero, ya que el mercado tiende a reaccionar ante quien es elegido tan pronto como se conozcan los resultados. Por lo general, de inmediato.

    Para promediar juntos múltiples bloques de 4 años, primero restablezco la fecha de inicio hasta un valor de 1,0, y luego expreso los precios de todos los días subsiguientes como un cambio porcentual desde la fecha inicial. De esta manera los niveles del índice diferentes pueden ser promediados juntos con más precisión.

    Además de un promedio de los datos de todos los años juntos, podemos hacer diferentes tipos de estudios. Hace una semana mostrabamos la diferencia en el rendimiento del SP500 y los diferentes presidentes. Además hay que fijarse que dependiendo de si es ciclo electoral o ciclo electoral con posibilidad de re-elección, puede haber ciertas diferencias. 

    La razón para hacer una distinción tiene que ver con la tendencia mostrada por casi todos los presidentes en su primer mandato. Como regla general, todos ellos suelen pasar el primer año de gobierno descubriendo que las condiciones son aún peores de lo que se dijo durante la campaña, y que la “única solución” es un ajuste urgente en los impuestos, el gasto, regulaciones, etc

    Cuando el presidente Clinton llegó al poder en 1993, declaró que estábamos en “la peor recesión en 50 años”, y que “la única solución”, fue su paquete propuesto de $ 20 millones de dólares de gasto en estímulo. Ahhh, $ 20 mil millones … lo que es un número pequeño y pintoresco. Era casi lo mismo cuando el presidente Bush asumió la presidencia en 2001, encontrándose con un “grave recesión”, y la propuesta de reducción de impuestos como el remedio. Cuando el presidente Obama llegó en 2009, fue un paquete de estímulo de $ 787 mil millones. Para el presidente Reagan, fue el famoso “Kemp-Roth” de reducción de impuestos, firmado en agosto de 1981.

    Cuando un presidente gana la reelección para un segundo mandato, no suele emplear mucho tiempo en contarnos nada acerca del pésimo trabajo de su predecesor. La falta de un mensaje negativo persistente parece funcionar para ofrecer un rendimiento ligeramente mejor en bolsa.

    Pero con un nuevo presidente de un partido diferente, los inversores tienden a desanimarse al escuchar que las cosas son peores de lo esperado, por lo que la evolución del mercado durante los primeros meses con un nuevo presidente del partido que sea es en promedio ligeramente peor que si hubiera una reelección. Con el tiempo, sin embargo, se tiende a promediar y a suavizar el resultado. El gráfico muestra que hay un poco de diferencia durante el segundo año.

    El hecho es que todos los cambios significativos se producen durante el 4 º año, que es el año de la elección. Podemos teorizar sobre por qué podría ser, pero mi hipótesis es que los inversores temen lo desconocido. Lo hemos visto varias veces antes. En 1960 fue el año de salida del presidente Eisenhower, y se vio a un mercado débil. También lo hizo el año 2000, con la salida del presidente Clinton, al final de la burbuja tecnológica. 2008 fue el año de salida del presidente Bush, fue para el mercado de valores.

    Esa no es la situación que enfrentamos ahora en el 2012, con el presidente Obama, candidato a la reelección como era de esperar y hace todo lo posible para darle un giro a bien en que respecta a la economía y el país en general. Podemos ver en el gráfico anterior que el rendimiento actual de la SP500 se parece mucho a la actuación típica en un año electoral con un presidente que opta a la reelección. Los movimientos del SP500 parecen estar llegando 2-3 días tarde frente a lo que dice el patrón.

    De cara al futuro, esta versión del patrón de ciclo presidencial dice que debemos esperar ver una tendencia alcista continua hasta la jornada electoral. La fuerte correlación hasta ahora sugiere que este patrón está trabajando con fiabilidad. Una vez que veamos cómo resulta la elección, entonces podremos determinar qué patrón seguirá a partir de noviembre.”

Tom McClellan
Editor del McClellan Market Report

Traducido por Javier Alfayate para los lectores de accionesdebolsa.com

 

Categoría: Acciones de Bolsa, Opinion

Comentarios (4)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Mistiko dice:

    Vamos ¿que si es reelegido, los cambios no serían tan bruscos, y si hay cambio de presidente, habría una fuerte correcion a la baja?, eso al menos es lo que entendí, pero hasta la fecha tenemos un mercado alcista. Un saludo.

    • jalfayate dice:

      Si es reelegido entonces las incertidumbres son menores y por tanto históricamente tiene un mejor comienzo bursátilmente hablando, pero luego tiende a corregirse y a tender a la media de todos los años.

  2. cachon dice:

    Entonces, según Mc, si sigue subiendo, “tendencia alcista de forma continua” el impulso 3 se alarargará hasta las elecciones? No sería mucho tiempo para el impulso 3? Podría llegar la amplitud a 50 sin que caiga el ercado?
    Saludos.

Deja un comentario


Logo FinancialRed
Logo FinancialRed