Las diez grandes crisis históricas (II): La Cia de los M.del Sur

| enero 1, 2012

Fuente: La Bolsa Evidente: ciclos y relaciones de intermercado. Javier Alfayate, auto ediciones 2010

Buenos días. Desde hoy, los domingos trataremos de pasarlos amenamente recordando y estudiando las grandes crisis de la historia financiera. Aunque somos humanos y nos recreamos de nuestros fallos repitiéndolos sin cesar, seguramente hacer un esfuerzo de estudio, lograremos alcanzar un “sexto sentido” para las inversiones. Según Kindleberger y Aliber en su libro sobre manías y pánicos, las diez mayores burbujas de la historia fueron:

    1. La burbuja holandesa de los bulbos de tulipán de 1636.
    2. La Compañía de los Mares del Sur en 1720.
    3. La burbuja de la Compañía del Mississippi de 1720.
    4. La burbuja especulativa en activos y acciones de 1927–1929.
    5. La crisis de deuda de México y otras naciones en desarrollo durante los 70.
    6. La burbuja inmobiliaria y de acciones de Japón durante 1985–1989.
   7. La especulación desmedida en bienes inmuebles y en acciones de los países nórdicos como Finlandia, Noruega y Suecia de 1985–1989.
   8. La burbuja inmobiliaria y de acciones asiáticas de Tailandia, Malasia, Indonesia y otros países y regiones del sudeste asiático durante 1992–1997.
    9. El aumento increíble de la inversión extranjera en México de 1990–1993
 10. La burbuja sin precedentes sobre todo tipo de acciones y activos financieros estadounidenses de 1995–2000.

    Trataremos todas ellas; además de algunas otras crisis y recesiones adicionales para determinar el papel en los precios bursátiles del factor dinero o de la liquidez. La Evidencia podrá alertarnos de situaciones de burbuja cuyas consecuencias son, en la mayoría de los casos, calamitosas para aquellos que invierten sus ahorros en bolsa al final de estas épocas.

CRISIS PREVIAS AL PRIMER CICLO DE KONDRATIEFF

    La crisis de la Compañía de los Mares del sur de 1720: La “South Sea Company” fue una compañía británica que cotizaba en América del Sur durante el siglo XVIII. Fundada en 1711, la compañía obtuvo un monopolio para el comercio en el sur de las colonias americanas de España como parte de un tratado durante la Guerra de Sucesión española. A cambio, la empresa asumió la deuda nacional de Inglaterra en la que había incurrido durante la guerra. La especulación en acciones de la compañía llevó a una gran burbuja económica conocida como la Burbuja de los Mares del Sur en 1720, que causó la ruina económica de muchos incautos, entre otros Lord Isaac Newton, que aunque no se arruinó, perdió 20.000 libras, una fortuna para la época (aproximadamente 3 millones de libras actuales). A pesar del estallido de la burbuja, la compañía se reestructuró y siguió funcionando durante más de un siglo.

     La empresa, fundada en 1711 por el tesorero Robert Harley, obtuvo los derechos exclusivos del comercio español de América del Sur. Se aplica el término “Mares del Sur” sólo a América del Sur y las aguas circundantes, no a cualquier otro océano. Los derechos se establecen tras la conclusión de la Guerra de Sucesión española, que no terminó hasta 1713.

    La Compañía de los Mares del Sur era una empresa comercial, aunque su actividad principal era, de hecho, la financiación de la deuda pública de Inglaterra, ya que asumió ésta de forma completa. El gobierno y la compañía convencieron a los titulares de alrededor de 10 millones de libras de deuda pública a corto plazo para cambiarla por una nueva emisión de acciones de la empresa. A cambio, el gobierno concedió a la compañía una renta perpetua de 576.534 libras al año contenida en los libros de la compañía, o un préstamo perpetuo de 10 millones de libras con un interés del 6%. Esto garantizaba a los propietarios de capital nuevo un flujo constante de ingresos para esta nueva empresa. El gobierno pensó que estaba en una situación siempre ganadora, ya que iba a financiar el pago de intereses mediante la colocación de un arancel a los productos traídos de América del Sur. ¿Comprende la situación? Lo que abonaba perpetuamente por un lado lo obtendría mediante los rendimientos del comercio a través de aranceles, un negocio redondo demasiado bueno para ser cierto.

    El Tratado de Utrecht de 1713, concedió a la compañía el derecho de enviar un buque mercante al año, el Navío de Permiso (aunque esto fue en la práctica, acompañado por dos “ofertas”), así como el Asiento de negros, el contrato de suministro de las colonias españolas con los esclavos. En 1717 la compañía adquirió otros 2 millones de libras en deuda pública inglesa. El titular de la deuda pública podría obtener acciones de la compañía a cambio de rescindir anualidades o letras.

    En 1719 la compañía propuso un esquema por el cual se compraba más de la mitad de la deuda nacional de Gran Bretaña (cerca de 31 millones de libras), de nuevo con nuevas acciones, y la promesa de que el gobierno pagaría un interés inferior al 5% hasta 1727 y un 4% por año desde esa fecha. El objetivo de esta conversión fue similar al de la anterior: permitiría la conversión de los altos intereses de la deuda, y además serían fácilmente negociables a través de acciones de la Compañía del Mar del Sur. Todas las partes ganaban. En resumen, la deuda pública total en 1719 (antes de la compra por parte de la compañía) fue de 50 millones de libras repartidas así: 18,3 millones estaba en manos de tres grandes corporaciones, 3,4 millones pertenecientes al Banco de Inglaterra, 3,2 millones perteneciente a la Compañía de las Indias Orientales británica y finalmente  11,7 millones  por la Compañía del Mar del Sur.

    La proporción de los titulares de rentas vitalicias que podría tener la tentación de convertir sus valores de renta fija a un precio muy alto por nuevas acciones fue muy grande. La Compañía de los Mares del Sur podría fijar el precio de conversión, pero no podía marcar el precio de mercado de las propias acciones. La empresa transmitía a sus accionistas los rumores más extravagantes del valor de su comercio potencial con el Nuevo Mundo, que fue seguido por una ola de especulación desenfrenada. El precio de la acción había aumentado desde que se propuso el esquema: a partir de 128 libras en enero de 1720, a 175 libras en febrero, 330 libras en marzo y, tras la aceptación del régimen de pagos, hasta 550 libras a finales de mayo. Lo que apoyaba este ascenso del precio de la acción era un fondo de crédito de 70 millones de libras, disponible para la expansión comercial.

    En junio de 1720, se aprobó una ley en el Parlamento con el fin de controlar las burbujas. Se conoció comúnmente como la Ley “Bubble”. Asimismo, se autorizó la creación e incorporación de la Royal Exchange Assurance y la Corporación de Garantía de Londres. La aprobación de la Ley añadió un impulso a la South Sea Company. Sus acciones alcanzaron el valor de 890 libras a principios de junio. Este pico alentó a los inversores a vender. Los directores de la compañía ordenaron a sus agentes comprar, así se apuntaló el precio en 750 libras. El precio llegó finalmente a la increíble cifra de 1.000 libras a principios de agosto, y el nivel de ventas fue tal que el precio comenzó a caer. La burbuja había explotado. Comenzaron a surgir rumores sobre la mala marcha de la compañía y sobre el desconocimiento del público en general de su negocio. Sus acciones cayeron a 100 libras por acción antes de que finalizara el año, provocando quiebras entre los que habían comprado a crédito o se apalancaron en exceso. Como resultado, muchos de los accionistas no podían responder de sus créditos para la compra de acciones a no ser que las vendieran. El declive coincidió con la caída de la Compañía del Mississippi de John Law en Francia.

GRÁFICO 8-3 The South Sea Company de 1719 a 1723

—————————————————————————————————————

 

 

    Los problemas de la compañía ahora se extendían a los bancos ya que no podían cobrar los préstamos realizados a la población, y miles de personas se arruinaron (incluyendo muchos miembros de la aristocracia y el compositor Handel). Con los inversores indignados, el Parlamento comenzó una investigación en diciembre. En su informe de 1721, se reveló un fraude generalizado entre los directores de la empresa y el Gobierno. El Primer Lord del Tesoro Robert Walpole se vio obligado a introducir una serie de medidas para restablecer la confianza pública. Las haciendas de los directores de la compañía fueron confiscadas y las acciones de la Compañía del Mar del Sur fueron repartidas entre el Banco de Inglaterra y la “East India Company”.

    La Carta de los Mares del Sur (de 1711) proporcionaba a la Compañía acceso exclusivo a todos los territorios de América Central y del Sur. Sin embargo, las zonas en cuestión eran colonias españolas, y Gran Bretaña estaba en guerra con España. Incluso una vez que se firmo el tratado de paz entre ambas partes, la Compañía de los Mares del Sur fue autorizada a enviar un solo barco por año a las colonias americanas de España. Tenía el derecho a transportar esclavos, aunque la trata de esclavos no era en absoluto rentable. Además el comercio de la Compañía se vio afectado por continuas disputas entre Gran Bretaña y España.

    La Compañía no realizó viajes comerciales a América del Sur hasta 1717 e hizo poco beneficio real con ello. Por otra parte, cuando los lazos entre España y Gran Bretaña se deterioraron en 1718, las perspectivas a corto plazo de la empresa eran muy malas. No obstante, la empresa siguió manteniendo que su futuro a más largo plazo sería muy rentable. El principal negocio de compraventa de la compañía era el transporte forzado de personas compradas en África occidental y vendidas como esclavos en las Américas. El aspecto principal de los derechos comerciales de la empresa de monopolio era el Tratado de Utrecht de 1713 y el “asiento de negros”, que concedía el derecho exclusivo a vender esclavos en todas las colonias americanas.

    El asiento establecía una cuota de venta de 4.800 esclavos por año. A pesar de los problemas con la especulación, la Compañía de los Mares del Sur fue un éxito relativo con el comercio de esclavos y en el cumplimiento de sus cuotas. Según los registros compilados por David Eltis y otros, en el transcurso de 96 viajes en veinticinco años, la South Sea Company compró 34.000 esclavos, de los cuales 30.000 sobrevivieron los viajes a través del Atlántico. El comercio de la Compañía con la esclavitud humana alcanzó su punto máximo durante el año 1725, cinco años después de la explosión de la burbuja.

    En 1732 la Compañía había acumulado una pérdida importante tras 8 años de caza de ballenas en el Ártico. La Compañía continuó su comercio hasta el final de la Guerra de los Siete Años (1756-1763). Sin embargo, su función principal fue siempre la gestión de la deuda pública, en lugar de comerciar con las colonias españolas. La Compañía de los Mares del Sur continuó su gestión de la parte de la deuda nacional británica hasta que fue abolida en la década de 1850.

    Continuará….. ¡feliz día de domingo!

 

Categoría: Acciones de Bolsa, Aprender


Logo FinancialRed
Logo FinancialRed