Entre presagios Hindenburg y síndromes del Titanic

| junio 9, 2013 | 5 Comentarios

titanic1Hay dos señales de advertencia de mercado que hace poco han coincidido en el tiempo y que han recibido mucha atención de la prensa debido a sus nombres pegadizos.

El Síndrome del Titanic fue creado en 1965 por el fallecido Bill Ohama. Se da una “señal de venta preliminar” en cualquier momento que el número nuevos mínimos de 52-semanas o anuales (NL) supera a los nuevos máximos (NH) en la Bolsa de Nueva York si justamente en los 7 días de negociación antes o después de un importante pico o máximo de mercado.

El gráfico superior muestra todos los casos a partir de 1984 de estas señales preliminares de vende y corre. Se puede ver que las diferentes señales tienden a agruparse alrededor de las principales cimas, pero también parecen avisar del lobo demasiadas veces cuando una tendencia alcista sigue vigente.

Ohama se dio cuenta también por lo que añadió otros criterios para constituir lo que él llama “pruebas adicionales”. Él quería ver que

1) Los NL superan a los NH en la mayor parte de esa semana (4 de cada 5 días de negociación).

2) Además que estos NH cayeran a menos del 1,5% con respecto al total de accione.

3) Y finalmente tener el DJIA (o SP500) cayera 4 de cada 5 días. Ahora tenemos 2 de los 3 criterios conocido, pero no hemos visto en el DJIA o en el SP500 la caída de 4 de 5 días.

En 1995, el matemático y analista de mercado de Jim Miekka creó una señal igualmente inquietantes que llegó a ser conocida como el Hindenburg Omen. Esto también emplea los NH y NL, y fue una adaptación de “Split Market Sell Signal” de Gerald Appel. La señal de Appel era simplemente un caso de ver tanto a los NH y a los NL superar los 45, sin ajuste por cambios en el número de acciones negociadas. Miekka refinó  añadiendo algunas reglas adicionales para obtener una mejor señal.

titanic2Inicialmente, Miekka estableció:

1) Un umbral que tanto los NH como los NL tuvieran que superar el 2,2% del total de activos recogidos en el NYSE en el mismo día. Más tarde este umbral ascendió hasta el 2,8% de los avances menos los descensos después de la conversión a decimales del trading del NYSE, y redujo el número de acciones sin cambios cada día.

2) Además, el NYSE tiene que estar por encima de su media de 50 días.

3) Y el oscilador McClellan tiene que ser negativo.

Usted puede ver sitios web que lista diferentes criterios, basados ​​en escritos anteriores de Miekka. Los criterios que utilizo son como los mismos que Miekka según el libro de Greg Morris de 2006: “The Complete Guide to Market Breadth Indicators”.

Utilizando el umbral inicial del 2,2%, ha habido 4 señales Hindenburg Omen entre el 29 de mayo y 4 de junio de 2013. Usando el más reciente con el 2,8% del umbral, se han producido sólo 2, pero sigue siendo un alerta importante que llama nuestra atención. Para más información sobre los cálculos y las diferencias de criterios, vea este artículo de 2010 (en inglés).

La forma en que nace el nombre de Hindenburg Omen resulta interesante. Miekka trajo su idea del difunto Kennedy Gammage. Gammage había trabajado en la publicidad a principios de su carrera profesional, y sabía la importancia de una buena marca. Él también había estado al tanto de la señal del síndrome del Titanic de Ohama, y ​​así asoció su señal con la catástrofe de Hindenburg Omen. La palabra “augurio” es importante, es una advertencia, no una garantía de problemas.

La lógica de por qué sería importante contar con los NH y NL, y además tener a los índices un nivel alto al mismo tiempo, es que puede ser una señal de giro de la dirección, y que puede ser una indicación de cobertura. Al igual que el síndrome del Titanic, el Hindenburg Omen sí da señales en algunos momentos que no son tan importantes como otras. Pero lo importante es que no ha dejado de disparar una señal antes de todas las grandes caídas de los precios de los últimos 30 años. Así que si se puede vivir con una señal que grita “lobo” o “fuego” durante una parte del tiempo, entonces puede ser un mensaje útil. Es especialmente útil cuando se da una señal más de una vez en pocos días.

John Bollinger, quien creó las Bandas de Bollinger, tiene una buena forma de describir a estas dos indicaciones. En lugar de pensar en ellos como “señales”, tal vez sea mejor pensar en ellos como “alertas”. Resultan muy interesantes a la hora de prestar más atención a las señales bajistas en otros gráficos e indicadores. La atención que cada uno ha recibido últimamente de los medios de comunicación financiera es gran prueba de que un nombre de marca que suena catastrófico es mejor para llamar la atención.

Observaciones adicionales

Hay algunos puntos más, dignos de comentario. Uno de ellos es que ha habido un montón de noticias últimamente sobre el Hindenburg Omen. Una búsqueda en Google News revela no menos de 4.800 artículos recientemente. Algunos son duplicados, y un montón de ellos citan los criterios incorrectos que aparecen en la Wikipedia.

Entre las críticas recientes en esta ocasión es que muchas de las acciones que componen la lista de los nuevos puntos bajos NL no son acciones “reales”. Esta presunción es una pieza lamentable de intolerancia analítica. Si una indicación proviene de fondos de capital fijo de los bonos (CEF), o a partir de las acciones preferentes, derechos, warrants y otros elementos, algunas personas creen que no es posible darles la misma validez que si fueran acciones “reales”.

Aquí está el problema con este tipo de pensamiento: es presunción, y no el resultado de la investigación. La creencia de que los datos sobre las acciones ordinarias es mejor que los datos sobre otras cuestiones o activos es una hipótesis no probada, pero esto no parece molestar a algunas personas.

Curiosamente, esta forma de pensar sobre los datos amplitud del NYSE se amplió cuando comenzó a ser “contaminado” por activos  sensibles a los tipos de interés. Los analistas comenzaron a prestar más atención a los datos de AD a principios de 1960, después de que Richard Russell y Joe Granville tomaran nota de la forma en que había mostrado una gran divergencia antes de la caída del 27% del Dow Jones en 1962.

Russell una vez me contó que la gente en la década de 1960 criticaban la línea AD porque muchos de los activos en la Bolsa de Nueva York eran seguros y empresas de servicios públicos, cuyos movimientos de precios se presume que se regirían por las tasas de interés, y que por lo tanto se consideraron sospechoso. Pero eso no ha impedido que la línea AD fuera un gran indicador, cuando se interpreta correctamente.

titanic3Escuchamos los mismos comentarios despectivos que se realizan hoy en día acerca de las acciones preferentes y bonos CEF, casi siempre por personas que realmente no han analizado los datos.

Mis propios descubrimientos muestran que a menudo los activos “poco comunes”, a veces son más dignos de escuchar que otros más “reales” o conocidos. Esto es contrario a la intuición, pero es lo que los datos me llevan a concluir.

Los Fondos de bonos que son especialmente sensibles a los problemas de liquidez, pueden mostrar si un problema de liquidez se está desarrollando.

Vimos un gran ejemplo de esto en 2006 y 2007. La línea AD CEF de bonos mostró problemas muy por delante de la versión común o real, así también sobre la Línea AD NYSE Composite. Así que si el propósito de uno es la búsqueda de una indicación principal de los problemas de liquidez, parece que los CEF bonos son un gran indicador, en lugar de ser el contaminador de datos de AD que muchas personas creen que son.

Cabe señalar que recientemente, la línea AD CEF bonos alcanzó su máximo el 8 de mayo de 2013 y bajó bruscamente varios días antes del 28 de mayo 2013, día en que la bolsa hizo su máximo. Esa fue una buena advertencia para ver.

Tom McClellan
Editor, del Informe de Mercado de McClellan

Traducido por Javier Alfayate para los lectores de accionesdebolsa.com

Tags: , , , ,

Categoría: Opinion

Comentarios (5)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. javierv dice:

    Otra QE para mantener la compra a credito y mantener la burbuja de los bonos? Que diria Kondratieff de todo esto?

  2. José Luis dice:

    Jejeje… Diría que estamos en el invierno más caluroso de la historia…. jejeje…

    • No hay que olvidar que apenas los índices (USA) han subido algo por encima de sus máximos históricos desde hace más de 13 años. Si contamos la inflación seguiríamos por debajo. Digamos que ha sido un invierno algo más corto de momento, pero caluroso caluroso… que nos lo digan cuando el S&P500 andaba por 700 ptos cayendo +60% desde máximos.

      Un saludo!

  3. DUDA dice:

    Hola javier! Felicidades por tu segundo puesto.
    Tengo una duda que me inquieta respecto a la declaración de la renta.Ejemplo sencillo.

    ***Compro X acciones de BBVA a X euro el 01/01/2012.Vendo el mismo día y me genera unas pérdidas de 10 euros.
    ***Compro X acciones de BBVA a X euros el 05/01/2012 y me genera un beneficio de 5 euros

    Y listo.¿Es cierto que en la declaración de la renta no puedo computar las minusvalías de 10 euros por la regla de los dos meses?

    Si es así, menos mal que desde que he iniciado tú método de medio plazo eso no me ocurrirá porque tiene guasa la regla. Saludos y muchas gracias.

    • Así es DUDA, no se pueden imputar como pérdidas para compensar con otras ganancias acciones idénticas negociadas con menos de 3 meses. La gente lo que hace es operar CFD u otro producto e imputar las pérdidas generadas en ese periodo o inferior.

      Gracias por tu felicitación.

Deja un comentario


Logo FinancialRed
Logo FinancialRed